De estas 27 palabras, ¿cuántas utilizas mal?

Hablar mal no es ninguna enfermedad, aunque a veces duela oír determinadas palabras”, o eso dice mi compañera Carmen Velasco, gran experta donde las haya, en detectar estos equívocos terminológicos. A menudo confundimos los vocablos, pero deseo que eselapsus línguae nunca te pille en una cena romántica y se refiera a un nombre propio, ¡menudo problemón! Sin ninguna duda, lo que peor llevamos son las frases hechas, hay gente que no da ni una y por poner algún ejemplo te confesaré que he llegado a escuchar cosas como “arrimarse al sol que más deslumbra” o que “Dios sea lo que quiera”, sólo hay que leer las columnas en fascículos sobre ‘Hablar mal’ de la citada entendida, para saber de lo que hablo.

  • Sigue leyendo AQUÍ en LASPROVINCIAS.ES