Cómo cocinar la libertad de expresión sin injuriar en el intento

Después de la que se ha montado por cierta ‘demanda de conciliación’ no me ha quedado otra que cambiar mi post de hoy. Tenía preparado uno mucho más divertido y entretenido, vamos en mi línea (Modesto baja que subo yo), pero como periodista en proceso de jurista que soy, me he visto arrollada por la polémica actualidad. ¿Cuántas veces has escuchado eso de “te voy a poner una querella criminal por injurias y calumnias”? Infinitas, seguro. Antes que nada, por favor, ten en cuenta que hablar de “querella criminal” es una redundancia, no existen las querellas civiles ¡Qué país este en el que nos encanta pasar por los juzgados! Ahora bien, que quede claro que no es de mi agrado entrar en esas salas (no de baile) tan frecuentadas por mi compañero Togado&Hundido. Es buen chaval, pero se dedica a cubrir tribunales… Entrar en los juzgados siempre comporta aspectos negativos, pese a que pudiera acabar ganando dinero, prefiero que no te querelles contra mí.

  • Sigue leyendo AQUÍ en LASPROVINCIAS.ES